Compartir

En pleno debate del Brexit, “Brexit: La guerra incivil” explica los entresijos de la campaña ‘Vote Leave’, dirigida por Dominic Cummings, cuya estrategia gracias a Internet resultó clave

En el Reino Unido, mientras que el debate sobre cómo salir de la UE sigue siendo intenso, aquí en nuestro país hemos podido ver en HBO España la película ‘Brexit: La guerra incivil” que arroja luz sobre las sombras de la campaña a favor de Brexit y revela sus métodos.

El lunes 7 de enero, una semana antes de una votación crucial en el Parlamento Británico, el Canal 4 emitió “Brexit: La guerra incivil”. Una frase subtitulada, “Todo el mundo sabe quién ganó, pero poca gente sabe cómo”, marcó el tono de esta película de dos horas de duración de James Graham.

El director hace un repaso de la batalla librada por los euroescépticos durante el referéndum de 2016 y se centra principalmente en el líder de este movimiento: Dominic Cummings, un personaje crucial totalmente desconocido para el público en general, pero que tuvo un papel decisivo en “Vote Leave”, el grupo que lideró la campaña oficial a favor de Brexit.

En “Brexit: La guerra incivil”, es brillantemente interpretado por Benedict Cumberbatch, un nombre familiar para aquellos que han visto la serie ‘Sherlock Holmes‘ de la BBC. Los críticos elogian unánimemente la actuación del actor británico, que pone de relieve el lado humano y maquiavélico del personaje.

El maestro pensador de los eurofóbicos

Dominic Cummings es conocido por ser un formidable estratega pero nunca ha tenido ninguna ambición política. Asesor especial de Michael Gove, el actual Ministro de Agricultura, fue uno de los actores clave en la campaña de Brexit junto con el alcalde de Londres, Boris Johnson. Según sus antiguos colegas, está loco y es impresionante al mismo tiempo, y desprecia “lo impuesto” más que nadie.

Cummings vio el Brexit como una oportunidad de oro para hacer borrón y cuenta nueva para reconstruir una sociedad basada en la meritocracia. La película muestra muy bien todas las facetas de este personaje complejo, que no tenía reparos en utilizar las frustraciones y miedos de la gente para lograr sus objetivos.

“Cuando encuentras a un votante potencial, lo explotaa. Una vez que empieza a doblarse, no lo sueltas. Dígale que nos ahorraremos 380 millones de dólares y hable de Turquía. ¡Sé despiadado! Vuelve a tener el control! Estas fueron algunas de las palabras de Dominc Cummings que pueden escucharse en la película.

Cummings se revela como una figura central en el proceso que condujo a la victoria

Basado en la conquista del electorado indeciso e invisible, el no registrado, el insatisfecho con la política en general. Cunning utilizó una mezcla de simplificación del lenguaje político, produjo información falsa (creando ideas de que Gran Bretaña recuperaría 380 millones de euros cada semana con la salida) y dirigió la publicidad utilizando herramientas articuladas a través de AggregateIQ (empresa consultora y de tecnología política canadiense), Cambridge Analytica (empresa que combinaba la minería y el análisis de datos con la comunicación estratégica para procesos electorales) y las redes sociales (Facebook a la cabeza).

El famoso eslogan de la campaña “Take back Control” está firmado por Dominic Cummings, al igual que el famoso autobús rojo de la campaña que promete 350 millones de libras a la semana para el servicio nacional de salud, otro eslogan falso.

“Brexit: La guerra incivil” también se centra en el papel que desempeñan las redes sociales y los algoritmos en la campaña. Los mensajes se repiten una y otra vez con publicidad digital dirigida, gracias a la recuperación de datos y al análisis de una empresa vinculada a Cambridge Analytica, que como recordatorio contribuyó a la victoria de Donald Trump.

Una ficción altamente documentada

Al comienzo de “Brexit: La guerra incivil”, un breve texto explica que la película para televisión se basa en hechos reales y entrevistas con varios actores clave del referéndum, aunque se han inventado algunas escenas y diálogos para hacer más poderosa la trama.

El escenario también se basaba en dos libros, el del periodista pro-Brexit del periódico Times, Tim Shipman (“All Out War“) y el del jefe de la campaña de retención de la UE Craig Oliver (“Unleashing Demons“) – de hecho, el oponente directo de Commings. Según Craig Oliver, la película es bastante equilibrada.

Cualquiera puede encender un fuego. Pero la pregunta es, ¿qué haces cuando está fuera de control? Y en realidad, Dominic Cummings huyó del incendio.

Lo que no se refleja en “Brexit: La guerra incivil” es que un año después del referéndum Cummings llegó a decir que abandonar la UE podría ser “un error”. Ni que la campaña de Cummings ha sido declarada ilegal por infringir los límites de gastos permitidos y la investigación está ahora en manos de la Policía.

Hasta ahora se ha negado a declarar ante un comité como le han solicitado varios miembros del Parlamento pero en la cinta se le ve haciéndolo en un hipotético 2020. Y es que lo más interesante de esta historia es que todavía hoy se sigue escribiendo.

“Brexit: La guerra incivil”, la película de HBO que ilumina a un gurú en la sombra
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.