Compartir

La miniserie ‘Collateral’ es una demostración de cómo en 4 capítulos se pueden tocar temas de actualidad, enraizarlos en una trama policial y enganchar al espectador

'Collateral', el retrato de la Inglaterra post-Brexit

Una de las quejas más habituales de nosotros los seriéfilos es que hay tanta buena TV producida a un ritmo tan alto que es imposible verlo todo a una buena cadencia. Pero tal vez la clave es que simplemente no debemos verlo todo de inmediato. A veces tropiezas con una serie de la que ni siquiera habías oído hablar, y termina convirtiéndose en algo esencial.

La muerte de un pizzero de origen sirio desata varias incógnitas, ¿se trata de un asesinato racista?

Este es el caso de ‘Collateral’, una miniserie de cuatro horas producida por la BBC y emitida también en Netflix que esconde un gran talento tanto delante como detrás de la cámara. No solo ha sido una sorpresa agradable, sino que la serie en su totalidad es un misterio con una historia rica, convincente y refrescante que cumple la promesa de una buena trama y arroja tópicos tácticamente navegados como una ventaja adicional. Una mezcla entre ‘Homeland‘ y ‘Broadchurch‘, con una pequeña pizca de ‘Fargo‘,’Collateral’ es ya de visionado obligatorio de esta temporada.

‘Collateral’ esta escrita por el aclamado David Hare, quien también escribió guiones para películas como ‘Las horas‘ y ‘El Lector‘. La historia tiene lugar en el Londres contemporáneo y comienza cuando un repartidor de pizzas es asesinado a tiros en el trabajo. Rápidamente sabemos que el asesinato de este hombre sospechoso de ser inmigrante o refugiado- no fue accidental, sino que fue cuidadosamente planeada. Su impacto se extiende a lo largo y ancho, ya que Hare introduce un tapiz de personajes que ofrecen varios puntos de vista.

'Collateral', el retrato de la Inglaterra post-Brexit

Carey Mulligan asume el papel protagonista de Kip Glaspie, una inspector de detective que dirige el caso y reconoce que algo está pasando desde el primer momento. Glaspie rastrea a las dos hermanas del hombre asesinado, que viven ilegalmente en un contiener, lo que complica aún más el asunto. Mientras tanto, el Ministro de Transporte, David Mars (John Simm) también está envuelto en el incidente ya que su ex esposa Karen (Billie Piper) fue la última persona en ver con vida al repartidor de pizzas.

El primer episodio de la serie presenta estos personajes y muchos más, incluida una reverenda con un secreto; el gerente sospechoso de la pizzería; y el agresivo jefe de Kip, mientras Hare terminar de tejer la red que se irá deshaciendo en el trancurso de los capítulos.

El militar violador, el anciano explotador, el jefe cínico, el obispo hipócrita y falaz, el compañero desleal, el espía manipulador, todo acaba conectado

Al principio es un poco confuso en cuanto a cómo estas tramas dispares podrían unirse, pero Hare merece una gran ovación por la forma en que conecta los puntos de forma inteligente. Y a diferencia de muchas series de temática similar, ‘Collateral’ concluye de una manera supremamente satisfactoria donde los hilos no cuelgan, ni parece que la historia haya tomado desvíos innecesarios.

'Collateral', el retrato de la Inglaterra post-Brexit

De hecho, mientras que superficialmente ‘Collateral’ tiene algo en común con otras series de misterio británicas de renombre como ‘Broadchurch’ o ‘Happy Valley‘, Hare asegura que ‘Colateral’ destaque al centrarse en una historia muy política que es relevante para los acontecimientos actuales. El quid de la serie es la inmigración, ya que ‘Collateral’ tiene lugar en un Reino Unido post-Brexit, donde las tensiones son altas en cuanto a cómo lidiar con la afluencia tanto de refugiados de Siria devastada por la guerra como de inmigrantes de otros países europeos continentales.

El hombre asesinado en el centro de la investigación no es un ciudadano británico, por lo que sus hermanas detenidas son tratadas de manera diferente según con quién se encuentren. Esto permite explorar la política de inmigración en el Reino Unido por oficiales de policía, políticos y miembros del clero, lo que a su vez brinda un amplio espectro de opiniones.

El misterio en sí mismo de ‘Collateral’ es convincente, pero los personajes se sienten inmensamente más reales porque tienen puntos de vista sociopolíticamente relevantes, coloreados por sus propias experiencias. Ya sabes, como la vida real.

En una mar de series de televisión que compiten por nuestra atención, ‘Collateral’ tiene todas las de ganar. Son solo cuatro horas, no roba mucho tiempo, y al final te sentirán totalmente satisfecho conla recomendación. Es una historia rica y reflexiva sobre la inmigración, así como un misterio de asesinatos convincente y un drama de personajes coral, todo en uno.

‘Collateral’, el retrato de la Inglaterra pre-Brexit
5 (100%) 1 vote
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.