Compartir

‘Roma’ es la película del momento. Desde que ganó el León de Oro en Venecia, arrasa en cada entrega de premios en la que se presenta y no solo eso, es la gran candidata de la entrega de los Oscar, a la que llega con diez nominaciones.

Las trayectorias de los “Tres Amigos”, el trío de directores mexicanos que llegaron a Hollywood en la década de 2000, se destacan por más de una razón.

Guillermo del Toro obtuvo la consagración en 2018 con una obra menor de su filmografía (‘La forma del agua‘). Alejandro González Iñárritu ha ganado un doble Oscar al mejor director con una película sobre trabajo creativo (‘Birdman’) y un western más convencional (‘The Revenant‘).

Alfonso Cuarón hizo lo contrario: seis años después de una película de ciencia ficción que destacó por su destreza técnica (‘Gravity‘), ganó el León de Oro, los Globos de Oro a la mejor película extranjera y al mejor director y está muy bien posicionado para los Oscar con una dirección sin duda personal, ‘Roma’.

Esta película hace referencia a la Colonia Roma, el barrio de la Ciudad de México donde se desarrolla la historia, y a la palabra “amor” al revés, pero inmediatamente pensamos en ‘Roma‘ de Fellini o ‘Mamma Roma‘ de Pasolini, otros gritos de amor de los maestros del neorrealismo italiano en su infancia.

“Roma” es el retrato de un instante, de una clase social, de un México autoritario que se rasga desde el poder político supremo hasta el pequeño poder doméstico

Para Alfonso Cuarón, sólo Netflix podía permitirle recuperar la libertad creativa total, diecisiete años después de su último proyecto mexicano, ‘Y Tu Mamá También‘.

La película disponible en Netflix llega en el momento justo. Ni antes ni después. Las costumbres cambiaron. La televisión ya no es lo que era, no es la reina de la casa, las mañanas no amanecen el televisor encendido y la radio apenas es un rumor sordo. El mundo no es el que era. Y la historia de Cuarón es esa, la suya, la nuestra, pura nostalgia y esperanza.

Toda ‘Roma’ es una apuesta de éxito, bajo el signo de “Todo es verdad” de Balzac, ya que el 90% de la historia se extrae de los recuerdos de su infancia.

‘Roma’ cuenta la historia de Cleo, una trabajadora doméstica india de una familia de clase media de la Ciudad de México en 1970. La película está dedicada a Libo, la criada de la familia Cuarón de la época.

En este retrato de una mujer valiente, interpretado por Yalitza Aparicio, cuya primera experiencia en el cine fue la suya, se siente el amor de la directora. La cámara recrea una época de agitación en México, entre manifestaciones estudiantiles, guerrillas y cambios de mentalidad.

‘Roma’ es lo simple, es lo cotidiano, es el realismo de dos mujeres antagónicas pero unidas por las circunstancias: el privilegio y la pobreza, ¿no es eso México?

El blanco y negro se vuelve nostálgico, para revivir una Ciudad de México repleta de ruido y multitudes, puntuada por canciones populares en la radio, enormes cines e intimidad que apuntan hacia abajo.

‘Roma’ también es un retrato de división social. Cleo navega en la vida, cuida a los niños y habla mixteca con sus colegas en secreto. Sus desgracias se reflejan en las desgracias de la familia en la que trabaja y, sin embargo, debido a su condición social, es excluida.

Sus jefes la consideran sólo desde un punto de vista paternalista y no la integran en sus problemas aunque ella sea testigo y parte de ellos. No hay puente entre la pequeña criada india y la clase media americanizada: es la gran enfermedad de México.

Alfonso Cuarón dirigió, produjo, filmó y editó su película más personal imaginándola a través de los ojos de Emmanuel Lubezki, uno de los directores de fotografía más reconocidos de Hollywood.

Además del suntuoso blanco y negro, ‘Roma’ abarca todo el escenario con largos planos silenciosos, sin escatimar en el simbolismo (aunque sólo sea el del coche del padre), los homenajes y las secuencias de pura poesía.

Viendo a un hombre vestido de coco cantando en noruego frente a un incendio forestal, a un luchador explicando la mística oriental frente a los nervios, a un drama atado frente a una proyección de La gran fregona, Alfonso Cuarón triunfa y entrega una gran película, tanto un fresco de una época como un trozo de vida. Y por supuesto, podría hacer lo imposible ganando una estatuilla en los próximos premios Oscar.

La película ‘Roma’ de Alfonso Cuarón es amor y memoria
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.