Compartir

La nueva entrega de ‘El cuento de la criada’ está compuesta por 13 episodios, tres más que su temporada de debut'El cuento de la criada'(HBO) regresa más violenta, aterradora y asfixiante

¿Cómo puedes contar una historia incómoda, dolorosa y más o menos triste y seguir haciendo que la gente quiera verla? El arte de hacer contenido desagradable pero fascinante es tal vez una de las artes más ingeniosas alcance de muy pocos profesionales, y en su segunda temporada, la ganadora de un Emmy, ‘The Handmaid’s Tale’ (adpatación de la novela del mismo nombre de Margaret Atwood), sigue siendo una de las narrativas televisivas más sobresalientes al caminar sobre esta cuerda floja.

En el mundo de ‘The Handmaid’s Tale’ un grupo extremista religioso ejecuta un golpe de estado exitoso contra el gobierno de los Estados Unidos en respuesta a una creciente crisis de fertilidad, estableciendo en su lugar la República de Gilead. Las pocas mujeres fértiles que quedan son despojdas de su identidad y autonomía y se ven obligadas a convertirse en  criadas y sirvientas, de los miembros de la clase dominante de esta teocracia autoritaria y sus esposas.

La segunda temporada de ‘The Handmaid’s Tale’ comienza donde terminó la primera, pero con una diferencia clave: el final ciertamente ambiguo de la temporada también marcó el final de la novela de Atwood, lo que significa que la trama y el diálogo están ahora en las manos del showrunner Bruce Miller y su equipo.

Hasta el 11 de julio, cada semana tendremos la oportunidad de volver a sentarnos frente al televisor y pasar un mal rato, viendo cómo las creencias de unos pocos poderosos terminan condenando toda una sociedad

Miller afirma que gracias al equipo de guionistas de ‘The Handmaids Tale’ ha sido posible la transcisión, manteniendo el tono, el ritmo y el estilo establecidos en la exitosa primera temporada. Dicho esto, la transición es aparente en más de un aspecto. Los monólogos interiores de June (Elizabeth Moss), por ejemplo, que en la primera temporada fueron más o menos narrado al pie de la letra de las páginas de Atwood, son algo menos frecuentes y menos poéticos. Aunque los escritores claramente intentan emular el estilo de Atwood, June no tiene la misma elocuencia que antes.

En esta segunda entrega se explora la relación de June con su madre y el páramo radiactivo conocido como las Colonias, donde los activistas más problemáticos y otros indeseables son enviados a trabajar hasta la muerte. La huida fallida de June en los primeros episodios fue una trama apasionante aunque es comprensible que el espectador quedase frustrado ante el regreso de la protagonista a la casa del terror y darle más protagonismo a Emily (Alexis Bledel) con su llegada a las colonias y sus flashback ha sido un acierto.

También hemos podido ver otra cara de la Tía Lydia e incluso cierta fricción sutil con Serena, aunque me quedo con más ganas de que ahonden en cómo el personaje de Ann Dowd llegó a ser la vara que azota a las criadas. Su fe y la de otros personajes, por ejemplo Janine, está siendo un tema muy interesante a tratar desde distintos ángulos este año.

El énfasis de ‘The Handmaid’s Tale’ en ser oportuno y relevante es una fortaleza, la verosimilitud por mostrar un paisaje estadounidense muy familiar podría transformarse en una pesadilla autocrática de Gilead en cuestión de años. ‘The Handmaid´s Tale’ es fundamentalmente oscura e incómoda, no obstante tiene una zona de confort de la que rara vez se desvía, en detrimento propio.

'El cuento de la criada'(HBO) regresa más violenta, aterradora y asfixiante

La serie se enorgullece de su furia feminista y su relevancia en el “mundo real” y parece reacia a abordar cuestiones como la raza y el privilegio socioeconómico. Es cierto que si aborda los conceptos de privilegio en el distípico Gilead, pero no tanto en los flashbacks a los Estados Unidos anteriores a Gilead, cuando June era editora de libros,

Además mientras que el rendimiento de Moss está a la altura de los numerosos elogios que ya recibió, hay momentos en los que la dedicación del programa a June y su perspectiva parece algo cuestionable. Ahora que en la segunda temporada está embarazada, es inmune, o al menos mucho menos vulnerable, a las repercusiones del acto de rebelión que instigó al final de la primera temporada a sus compañeras. Creo que la perspectiva de otras mujeres podría ser interesante de explorar… ya lo iremos viendo, por delante nos quedan todavía 9 capítulos duros, violentos y asifixiantes.

‘The Handmaid’s Tale’ está disponible en HBO España todos los jueves.

‘El cuento de la criada'(HBO) regresa más violenta, aterradora y asfixiante
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.