Compartir

Ben Stiller, director y productor, reconstruye meticulosamente la verdadera fuga de dos prisioneros estadounidenses

En 2015, Richard Matt y David Sweat, dos reclusos del Centro Penitenciario Clinton en el norte del estado de Nueva York, dejaron su huella cavando un túnel bajo el complejo penitenciario. Ben Stiller, aquí productor y director, escenifica su fuga en Escape at Dannemora, una miniserie de Showtime disponible en España en Movistar Plus.

Este thriller sigue meticulosamente los acontecimientos, desde el desarrollo del plan de Matt y Sweat hasta el final de su fuga, en siete largos episodios escritos por Brett Johnson y Michael Tolkin. Una oportunidad para tratar el género de la escapada con un raro realismo, y para captar en sus más pequeños detalles la larga marcha hacia el exterior de sus protagonistas. A riesgo de perderse en el camino.

Una miniserie cuidadosamente escenificada e interpretada, pero que alarga peligrosamente su narrativa

UNA PATRICIA ARQUETTE IRRECONOCIBLE 
Dannemora, un pueblo lejos de los rascacielos de Nueva York, es aplastado por los imponentes muros de la prisión que emplea a la mayoría de sus habitantes. Ben Stiller captura su atmósfera, multiplica las largas tomas de invierno bajo la nieve y luego bajo el sol del verano. Detalla la vida en la prisión, sus mecanismos, su economía legal – los talleres donde los presos trabajan – e ilegal – el mercado negro, los esquemas de los guardias, etc.

Aprovecha la oportunidad para dibujar con la mayor precisión posible sus tres personajes principales. Matt (Benicio del Toro), un anciano y padrino de la prisión, toma a Sweat bajo su ala, un joven que parece un poco perdido pero que esconde su juego (Paul Dano, impecable en ambigüedad).

Se beneficiarán de la ayuda de Tilly Mitchell, la gerente del taller de costura donde trabajan, una ingenua empleada que sueña con el sol y los cocoteros (Patricia Arquette, irreconocible).

Ben Stiller toma la valiente decisión de dejar su cámara para capturar cada momento de esta historia con un mínimo de efectos. Parece que está apostando a que Toro, Arquette y Dano nos cautivarán, y que lo que dice ‘Fuga en Dannemora’ sobre la corrupción en el mundo carcelario ocupará nuestra atención hasta que la trama esté lista, al final del segundo episodio.

Hay que tener paciencia y contemplar, entre la curiosidad y el aburrimiento, las largas escenas de la exposición. No es poco interesante aprender a deshacerse de las cucarachas que abundan en las celdas y descubrir la organización de la cantina de la prisión. Por un tiempo….. Y cuando la fuga está finalmente lista, es para seguir interminables excursiones a los sótanos de la prisión, filmadas en la oscuridad casi total.

¿SERIE O PELÍCULA MUY LARGA?
Su particular ritmo, su imagen limpia, sus actores de alto nivel, hacen de ‘Fuga en Dannemora’ una serie de “eventos” (la expresión está ahora sobreutilizada), que aprovecha al máximo el espacio que ofrece el formato de la serie…. sin tener en cuenta la mayoría de sus herramientas narrativas. Demasiados detalles matan detalles, demasiados silencios matan silencios.

Seguimos hasta el final, pero al final de los siete episodios -el último es un doble capítulo de 1h40- nos preguntamos si Ben Stiller no debería haberse conformado con hacer un largometraje, aunque probablemente el cine no le hubiera ofrecido la misma libertad. ‘Fuga en Dannemora’, en cualquier caso, es un ejemplo fascinante y aburrido del síndrome del “largometraje”, que cada vez afecta más a las series de cable americanas.

‘Fuga en Dannemora’, la huida de Benicio del Toro y Paul Dano no escapa al aburrimiento
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.