Compartir

"El Dragón y el Lobo" despide la séptima temporada de 'Juego de Tronos'¡Cuidado! Puede contener spoilers si no has visto la temporada final.  

Sin darnos cuenta hemos llegado al final de la séptima temporada de ‘Juego de Tronos’. Nos quedamos huérfanos un año más. Lo hemos hecho con muchos más minutos que de costumbre. Ochenta ha durado el último episodio con un título muy sugerente: “The Dragon and The Wolf ” (“El Dragón y el Lobo”…).

Siete capítulos con respiración contenida. El último ha sido la antesala de una temporada épica que recupera esa esencia que parecía extraviada por las continuas elipsis narrativas. Con “El Dragón y el Lobo” han vuelto los diálogos afilados e inteligentes y las sorpresas (mortales)

La séptima y penúltima temporada se despidió en la madrugada del domingo hasta una fecha todavía por confirmar. El acoso y las amenazas de los hackers han sido una de las constantes. Extorsiones, pirateo de cuentas en redes sociales e incluso filtración de episodios, pero aún así, no han podido empañar a este fenómeno de masas

En “El Dragón y el Lobo” se ve claramente la división de dos historias bien diferenciadas, dedicando cuarenta minutos a la tensa reunión en Pozo Dragón, y los restantes a Invernalia y las consecuencias del citado encuentro. Un desenlace de ochenta minutos en los que no ha faltado alguna víctima muy esperada, encuentros a medianoche, alguna revelación interesante y un crudo invierno.

Reunión en Pozo Dragón en el final de la séptima temporada

Cersei, Caminante. Caminante, Cersei.

Habíamos oído hablar de esa reunión. Cersei envió un cuervo a Invernalia invitando a Sansa a Desembarco del Rey. También Tyrion se refirió a ella durante su charla con Daenerys junto al fuego. Cersei, Jaime, Jon Snow y Tyrion se reunen en Pozo Dragón. Quieren convencer a Cersei Lannister para que haya una tregua para luchar contra el ejercito de la noche. Para persuadirla le llevan un caminante blanco. Jon Nieve le demuestra en que se convertirá la humanidad si no están juntos. Cersei solo apoyará la tregua si después de que se acabe la guerra contra los muertos, el Norte se mantiene neutral. Pero Jon Nieve no puede aceptarlo porque revela que ha prestado juramento a Daenerys Targaryen. Así se rompen las negociaciones, pero Tyrion Lannister (Peter Dinklage) se presta voluntario para desencallar la situación. Cersei reconsidera su postura y apoyará la causa de los vivos. Aunque todo resulta ser una trepa. La maldad de Cersei no tiene límites y este es un momento crucial para comprobar hacia qué lado se inclina la balanza. Cersei todavía no conoce las consecuencias reales de su decisión y es que, cuando cae la nieve y sopla el viento blanco…

El futuro de Jaime Lannister

El futuro de Jaime

El embarazo de Cersei ha sido una de las grandes sorpresas. En el último capítulo, Cersei insiste en utilizar su estado como baza para negociar, ya sea con Tyrion o con Jamie, el padre de la criatura. Esto nos lleva directamente a cuestionarse si está realmente embarazada o es una estrategia para mantener dominado a su hermano. Sin embargo, esta “arma política” no es suficiente para retener a Jaime Lannister en el nido. Mientras que Cersei confiesa que mintió y cuenta sus verdaderos planes para la supervivencia de la Casa,Jaime responde que cumplirá con la palabra dada de combatir a los espectros. Ante su firmeza, a Cersei solo le queda amenazarle con acusarle de traición y con ser la nueva víctima de La Montaña. Cuando el Lannister abandona la ciudad, una tormenta de nieve se cierne sobre ella.

La guerra fría entre las Starks

La guerra fría entre las Starks

La tensión entre Arya y Sansa es total desde que la pequeña de la casa encontró la nota de la discordia. En ella, Sansa pide a los Stark jurar lealtad a su “amado” Joffrey. Meñique que sigue susurrando al oído de Sansa contra Arya y su hermano. Comentan cómo Nieve ha rendido “la corona norteña” sin consultar a nadie, y el de los Dedos incide en la soltería de Nieves y de la bella reina dragón. “Juntos serían difíciles de derrotar”. Sin embargo, por fin Meñique recibe de su propio veneno, una venganza ansiada para los espectadores. Confuso por el cúmulo de acusaciones, Baelish termina arrodillado en medio de la sala, suplicando clemencia siendo finalmente juzgado y muriendo a manos de la pequeña de los Stark.

Jon Nieve y Daenerys Targaryen

Aegon Targaryen

Sam llega a Invernalia y habla con Bran. El Cuervo de tres ojos es el rey de los ‘spoilers’ (su personaje ha tenido una evolución tediosa pero valiosa para contextualizar las tramas de la séptima temporada) y quiere revelar la verdad sobre el origen de Jon Nieve. Bran confirma que es hijo de Lyanna Stark (hermana de Ned) y Rhaegar Targaryen (hermano de Daenerys). Como puede ver el pasado, es testigo de su boda secreta. Además, como leyó en voz alta en la Ciudadela, la novia de Sam, Gilly, antes de morir, Lyanna dio su hijo a su hermano pidiéndole que le cuidara y diciéndole su nombre: Aegon Targaryen. “Es el legítimo heredero del Trono de Hierro”, sentencia Bran. “Debe saberlo. Debemos decírselo”. Lo que hace que Jon Nieve sea el verdadero heredero al Trono de Hierro. Sin duda, ninguno podremos olvidar esta reveladora escena. “No me llames Dany, llámame reina” y ese “dejo el orgullo salvaje a un lado para hincar la rodilla en sentido figurado” han surtido efecto, y es que mientras conocemos que son tía y sobrino, ellos, Jon Nieve y Daenerys Targaryen consuman su amor en una de las pocas escenas de sexo de la temporada.  Supuestamente Daenerys es estéril, y que los guionistas insistan en volver sobre el tema una y otra vez augura que algo traman. Recordemos que “el dragón tiene siempre tres cabezas”…

Abre la muralla

Abre la muralla 

Tormund y Beric Dondarrion, tragan saliva mientras que observan estupefactos la llegada de los Caminantes Blancos, acompañados de un interminable ejército de espectros. Cuando se detienen ante el Muro, en el horizonte aparece Viseryon, cabalgado por el Rey de la Noche. Todos nuestros presagios se cumplen y ahora el amado dragón de ojos gélidos de Daenerys destruye todo con aliento helador. La criatura consigue romper la estructura que durante siglos se mantuvo intacto y que impedía la llegada de los Caminantes al resto de Poniente. La Guardia de la Noche apenas tiene tiempo para atacar, y los espectros empiezan a invadir el lado del Muro que desconocen. La llegada del invierno es, por fin, indiscutible.

De nuevo llega la calma, la incertidumbre y la espera eterna hasta 2019, cuando se emita la octava y última entrega, que estará compuesta solo por seis capítulos. Este final ha resucitado la epicidad que muchos añoraban reuniendo de todo en un capítulo final perfecto : hay drama, hay tensión, hay espectáculo visual, secretos revelados y sentencias ansiadas.

“El Dragón y el Lobo” despide la séptima temporada de ‘Juego de Tronos’
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.