Compartir

En 1993, Lorena Bobbitt se hizo famosa mundialmente por cortar el pene a su marido mientras dormía tras soportar años de abuso sexual

'Lorena', una historia de violencia doméstica

‘Lorena’, producido por Jordan Peele, narra con todo detalle esta estremecedora historia.

¿Qué fue de Lorena Bobbit? ¿Qué ha hecho John Bobbit con su vida tras años acaparando las miradas de medio mundo?

En la noche del 23 de junio de 1933, Lorena Bobbitt, cometió lo “imperdonable” a los ojos del público americano. La joven de 24 años, después de otra violación marital, agarró un cuchillo de cocina y le cortó el pene a su marido mientras dormía en su apartamento en Manassas, Virginia, a pocos kilómetros de Washington DC. Huyó con el trozo de pena mutilado en la mano en su coche y lo tiró por la ventanilla del coche. El miembro, encontrado en un sendero por la policía, fue cosido durante una operación de nueve horas, una hazaña que le daría a John Bobbitt una breve y desastrosa carrera en la industria del porno.

En cuatro episodios de una hora, Amazon Prime analiza este caso, que a primera vista puede parecer cómico, pero que ha acabado planteando la cuestión de la impunidad de la violencia doméstica en Estados Unidos. Mezclando imágenes de archivo impactantes, recortes de prensa, reuniones con los principales protagonistas de la época, incluyendo las dos partes interesadas, y un análisis sociocultural conocemos todo lo desencandenó.

El caso cruzó el Océano Atlántico en ese momento. La noticia se abordó de una manera tan morbosa que incluso cambió la forma de informar de casos como este en medios de todo el mundo, una caída libre al amarillismo que pervive hoy día.

Es una historia que comienza como un sueño americano. Estamos a finales de los años ochenta. Lorena, una joven esticista ecuatoriana, conoce a John, que está en la Marina, en un bar de Virginia. Creció en Venezuela, su inglés no era muy bueno. Lleva uniforme y lucha por su país. Caen bajo el hechizo, se casan un año después. Tiene 20 años. Su marido, dos años mayor que ella, la describe como “dulce” e “inocente”. Parecen el rey y la reina del baile. La violencia comenzó poco después de la ceremonia. Durante cuatro años, Lorena Bobbitt afirma haber sido maltratada físicamente (su marido la golpea, la estrangula), sexualmente (la obliga a tener relaciones sexuales anales, la obliga a tener un aborto) y psicológicamente (amenaza con denunciarla a inmigración).

Más que violencia doméstica 

¿Por qué volver, más de 20 años después, a la vida de los Bobbitt? Nos preguntamos, brevemente, durante el primer episodio, cuando el documental coquetea con lo cómico, narrando a lo largo de la historia la ablación del miembro viril (ofreciendonos una visión sangrienta de la que podríamos haber prescindido) y su búsqueda (la policía incluso buscó en el lavavajillas de la pareja para encontrarlo).

A partir de ahí, el documental recoge los dos juicios en los que litigaron marido y mujer. El primero, en base a una denuncia interpuesta por Lorena en la que lo acusaba de violarla aquella misma noche. Sin apenas pruebas –solo habían recogido esperma en las muestras obtenidas– y en un momento en el que los abusos dentro del matrimonio solo se tenían en cuenta si la agresión provocaba un daño fisiológico permanente, el veredicto fue no culpable.

En el segundo juicio, ya televisado nos damos cuenta de que ‘Lorena’ cuenta mucho más que una sórdida historia. La serie documental representa una sociedad estadounidense en la que la voz de un hombre mutilado es más valiosa que la de la mujer a la que ha maltratado durante años. Una sociedad egocéntrica, en la que los hombres tienen los ojos fijos en la entrepierna y parece que casi poseeen el derecho a la vida o a la muerte de su cónyuge. “Ella hizo algo peor que matarlo, se llevó lo que más le importaba a un hombre”, comentaba uno de los hermanos de John en un programa de televisión.

John Bobbit en la actualidad

Descrita como manipuladora e impetuosa por la prensa sensacionalista, Lorena Bobbitt pronto se convirtió también en símbolo de la mujer que se rebeló contra su violento marido. El seguimiento mediático del juicio, durante el cual el relato de los abusos sufridos por la joven, también liberó las voces de muchas mujeres que tuvieron experiencias similares. “Alguien finalmente hizo lo que siempre quise hacer”, dice una víctima de violencia doméstica en el documental ‘Lorena’.

Ante la afluencia de testimonios, Lorena Bobbitt -que fue declarada inocente por los jurados al igual que su exmirado pero internada en un hospital psiquiátrico por – se dio cuenta de que no estaba sola. “Cuanto más hablaba con las víctimas, más me daba cuenta de que las historias eran las mismas que las mías”, dice la mujer que rehízo su vida con un hombre con quien lleva casada 14 años y tiene una hija de 12. En 2007 creó una fundación para ayudar a víctimas de maltrato.

John se adentró en el mundo del porno, con una primera cinta ‘Uncut’, «para demostrar que funcionaba», y una segunda película, ‘Frankenpenis’, título fruto de un alargamiento de pene que convirtió su miembro en un «monstruo». Por el camino, más denuncias de abuso y de violación le llevaron a pasar más de un año entre rejas. Incluso no ha dejado de enviarle cartas e incluso le dice que podrían ganar mucho dinero si se vuelven a unir sus destinos y tienen un hijo. “Yo te quiero y sería una prueba de que el amor todo lo puede”, dice. El amor mal entendido, claro.

‘Lorena’ está disponible desde el 15 de febrero en Amazon Prime Video.

‘Lorena’, una historia de violencia doméstica
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.