Compartir

'Loving Pablo', reportaje de 120 minutos - Javier Bardem y Penélope Cruz

Javier Bardem y Penélope Cruz se ponen en la piel de Pablo Escobar y Virginia Vallejo en la última película de Fernando León de Aranoa

No tenía pensado ver ‘Loving Pablo’ hasta que alguien cercano me dijo que no tenía ni la más remota idea de cómo había sido la vida de Pablo Escobar. Sí, aún hay gente ahí fuera que de Escobar sabe lo justo (“narcotraficante muy peligroso”), pero que después de dos o tres series y otras tantas películas en, pongamos, año y medio o dos años, aún no conoce los detalles exactos que lo llevaron a ser el hombre más peligroso y poderoso de un país viniendo desde la nada más absoluta.

“Pablo Escobar, una introducción” es el segundo título que tenía pensado para encabezar este artículo. Porque eso me parece que es la película de Fernando León de Aranoa, un reportaje de 120 minutos que a base de saltos en el tiempo nos permite repasar los hechos más importantes en la vida de Pablo Escobar. Espero que el resultado haya sido una mera coincidencia y el director tuviera la intención de contar la vida de quien controló el 80 por ciento del tráfico mundial de cocaína con una película mejor fundamentada. Sin embargo, una vez terminada, deja la misma sensación que transmite el relato de J.D. Salinger, “Seymour, una introducción”, en el que Buddy Glass se aproxima a la figura de su hermano muerto.

“El ser humano más familiar de mi vida, la única persona siempre demasiado grande para acomodarla en el formato del papel común de máquina” nos describe Buddy. Porque sabe que no hay papel suficiente en el mundo para hablar sobre Seymour. Algo parecido le debe suceder a Aranoa, al que las dos horas de largometraje le deben parecer muy cortas para contar y fundamentar todo lo que ocurre en la vida de Pablo Escobar.

'Loving Pablo', reportaje de 120 minutos - Javier Bardem y Penélope Cruz

Y ese es su principal defecto, porque ‘Loving Pablo’ parece ir a tirones, de salto temporal en salto temporal, lo que hace que los personajes no evolucionen a lo largo de la película, simplemente, pareciera que fueran una batería que se cargara por fases, no hay matices, hay saltos temporales con sus respectivos cambios de temperamento en ellos, pero su evolución no es fluida. La voz en off de Penélope Cruz intenta poner un nexo de unión entre las escenas, pero el contenido de sus frases suele ser tan banal que bien podría omitirse y nos quedaríamos con la misma película.

Una pena, porque hubiera sido una oportunidad excelente para dedicarle una película a Virginia Vallejo, presentadora de gran éxito en Colombia y amante de Pablo Escobar, que durante mucho tiempo sirvió para blanquear las acciones del narcotraficante ante la opinión pública. Al contrario, se nos presenta una mujer histérica en el intento, porque en la actuación parece extrañamente inexpresiva y hierática. Lo que podría ser la historia de una mujer inteligente y controladora de todo lo que tiene a su alrededor, hasta que es desengañada por la propia actitud de Escobar, pasa a un segundo plano donde la historia que menos interesa es, precisamente, la que nos venden con ese ‘Loving Pablo.

Pareciera, por tanto, que el título ha venido impuesto desde la producción. O desde el dinero, según lo queramos ver. El mismo dinero por el que nos encontramos a colombianos hablando en inglés entre ellos, al tiempo que sueltan muletillas o insultos en perfecto acento de su país. Una decisión que no molesta en exceso pero que nos obliga a poner de nuestra parte para entrar en la historia.

Como Pablo Escobar un, como casi siempre, estupendo Javier Bardem, que borda su acento (al contrario que una Penélope Cruz más inexpresiva) y al que sólo le frenan las decisiones de guión y dirección. Durante la presentación de la película escuché a Bardem decir en La Ventana de la Cadena Ser que habían pretendido mostrar el cariño que el narcotraficante tenía hacia su familia al tiempo que dejaban claro que, de puertas para afuera, era un auténtico monstruo.

'Loving Pablo', reportaje de 120 minutos - Javier Bardem y Penélope Cruz

Pues bien, ni uno ni lo otro. Sí, hay algo ahí que nos invita a comprar la explicación del actor español, pero como casi todo en la película, no nos quita ese regusto de que estamos ante un reportaje largo, un documental superficial que más que contar la historia de Pablo Escobar decide enumerar hechos de su vida como si fuera un calendario.

En resumen, ‘Loving Pablo’ se deja ver, no aburre y resulta hasta entretenida. Pero el intento se queda ahí. Para explicar la historia, con mayor o menores dosis de realismo, hay mejores opciones, como Narcos, a pesar de que ésta haya ayudado en gran medida a encumbrar a Escobar a nuevo icono pop. Eso y tener que escuchar hijueputa a cada rato. Eso sí que no te lo perdonaremos jamás, Netflix. Jamás.

‘Loving Pablo’, reportaje de 120 minutos
5 (100%) 1 vote