Compartir

La verdadera historia de Miguel Ángel Félix Gallardo, el temible narcotraficante de ‘Narcos: México’

'Narcos México' Diego Luna Netflix Serie Cuarta Temporada

Después de Pablo Escobar y los hermanos Orejuela, ‘Narcos’ vuelve con una cuarta temporada destacando otro rey de la droga. Pero, ¿quién era realmente Miguel Ángel Félix Gallardo, el líder del cartel de Guadalajara?

Para su regreso a Netflix, Narcos ha pasado una nueva página. No más hazañas criminales de Pablo Escobar o el ascenso del Cártel de Cali. La serie se remonta a la década de 1980 para contar cómo México se convirtió en un paraíso del narcotráfico. En el centro de esta temporada 4 se encuentra el Cártel de Guadalajara, así como un nuevo antagonista con un deslumbrante ascenso: Miguel Ángel Félix Gallardo (interpretado por Diego Luna).

Tras la muerte de Pablo Escobar y una exitosa tercera temporada de epílogo, ¿por qué volver al concepto de una serie en un nuevo país? Sin duda porque Netflix está especialmente vinculado a esta serie que le ha permitido dar un paso decisivo en la conquista del mercado mundial.

Narcos no es el reflejo de una heroicidad sino el de la realidad de una autoridad corrupta y colaborada  con los cárteles

Es tentador establecer una analogía entre el lugar actual de Netflix en el panorama económico y cultural mundial y la obsesión de los narcos: mostrar cómo los traficantes construyeron su imperio a partir de una sustancia altamente adictiva.

La serie, y su todopoderoso proveedor, Netflix, son el nuevo opio del pueblo. Y los narcos eran un elemento clave en la estrategia de adicción al gigante audiovisual rojo. Después de ‘House of Cards‘ (primera gran serie producida por Netflix) y ‘Orange Is The New Black‘ , pero antes de ‘The Crown‘ and ‘Stranger Things’, ‘Narcos‘ fue una apuesta loca: adaptar su modelo de producción de alto presupuesto en un idioma que no fuera el inglés, para extender su imperio no sólo a la comunidad hispana de los Estados Unidos sino a toda la comunidad sudamericana y española.

'Narcos México' Rafa Quintero Don Neto

Una vez logrado el éxito, Narcos fue la piedra angular indispensable en la construcción de un imperio que iba mucho más allá del mercado estrictamente anglosajón.

Es una ficción imperdible, pero también una excelente oportunidad para reflexionar sobre la realidad

Después de una tercera temporada que tomó una nueva dimensión al retratar a un cártel (e incluir el sistema capitalista que lo hizo posible), en lugar de un solo hombre, Narcos se trasladó a México y ahora se concentró en un nuevo criminal: Félix Gallardo. Este padrino de la droga mexicana fue la fuerza motriz detrás de la creación del poderoso cártel de Guadalajara.

Sigue cumpliendo una condena de 40 años de prisión, incluso por el asesinato de un agente de la DEA, Enrique Camarena.

Cuando comienza ‘Narcos: México’, Félix Gallardo – interpretado por un Diego Luna IMPRESIONANTE,  deja su trabajo como oficial de policía para tratar de unir a los diversos traficantes mexicanos y formar una confederación de drogas, un mercado pacífico y unido.

Sin embargo, esta visión del narco-capitalismo se ve obstaculizada por Enrique ‘Kiki’ Camarena, agente de la DEA. A medida que Kiki va recopilando información sobre Félix y se involucra más en su caso, se desarrollan una serie de acontecimientos que afectarán al tráfico de drogas y a la guerra contra las mismas en los años venideros.

La serie se basa en este cara a cara entre el abogado y el gángster. No estamos, pues, ni en el retrato de un hombre tan complejo como carismático en las dos primeras temporadas, ni en el retrato metafórico del capitalismo moderno, de un macrocosmos de la tercera temporada. Desde este punto de vista, ‘Narcos: Ciudad de México’ sigue una ruta más marcada y por lo tanto necesariamente más aburrida.

No obstante sinos complace encontrar su escritura lánguida, su interpretación y su realización de alto vuelo, su exitosa mezcla con documentos de archivo, su anclaje espacio-temporal igual de sensible y su atmósfera hiperrealista hecha de violencia y maniobras políticas maquiavélicas. Aunque sus diez episodios no proponen realmente la renovación prometida por su reubicación.

Su desproporción (anunciada magníficamente desde las primeras imágenes de la primera temporada con la referencia al realismo mágico colombiano) parece estar agotándose aquí.

La culpa está en una voz en off menos encarnada (su autor sólo se revela al final de esta temporada), en una estructura demasiado estandarizada y en un personaje central menos potente (Pablo Escobar es para mucho más fascinante que un Félix Gallardo reducido a un ávido y cruel empresario).

Sin decir que esta es una temporada de más, ya que algunas de sus cualidades han sobrevivido a la mudanza, ‘Narcos’ parece haber dejado un poco de su alma entre las paredes de Medellín.

Narcos: Ciudad de México‘ está disponible en Netflix desde el 16 de noviembre.

‘Narcos: México’, la historia del cártel de Guadalajara en Netflix
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.