Compartir

8 episodios con una visión profunda, compleja y reivindicativa de la situación del colectivo LGTB en la Nueva York de los 80 con un ritmo frenético y mucho drama personal, familiar y sentimental'Pose' de Ryan Murphy, ¿una de las series del año?

Aunque la serie es de FX, en España la podemos ver en HBO todos los lunes

HBO España estrenó ‘Pose’ el 4 de junio, una serie ambientada en la década de 1980 que explora la vida en la comunidad LGBT de la ciudad de Nueva York. ‘Pose’ se sumerge en la cultura “ball”, una subcultura LGTB que comprende organizaciones llamadas “casas”.

Las casas sirven como espacios seguros y protectores para los miembros que son rechazados por la sociedad y repudiados por sus familias y que consiguen sobrevivir organizándose a través de casas que se convierten en su nueva familia, con las que se enfrentan en diferentes balls (competiciones).

En el mundo “ball” los miembros de la casa compiten en diferentes categorías de vestuario y rendimiento. En general, las “balls” son para aquellos que conocen este submundo y se celebran en lugares discretos. Según Blanca, un personaje de ‘Pose’, la cultura “ball” es la “celebración de una vida que las personas del resto del mundo no consideran digna de celebrar”.

‘Pose’ ya ha hecho historia al tener el reparto transgénero y LGTB más amplio en papeles recurrentes y el equipo técnico y creativo más diverso de la televisión. Este nivel de representación es un hito importante, particularmente para la televisión de los EE. UU. También resalta una contradicción: si bien la representación de los medios para las personas LGTB parece estar cambiando y, en muchos casos, mejorando, la realidad fuera de la pantalla es demasiado sombría para muchos.

La sociedad con frecuencia hace asociaciones injustificadas entre la comunidad LGTB y la criminalidad. Las personas negras enfrentan increíbles disparidades en todos los aspectos de sus vidas, y experimentan la mayor marginación de todas.

Ryan Murphy, anunció hace unos meses que los beneficios de la serie serían donados a organizaciones sin ánimo de lucro que trabajen por la comunidad LGTB

En su primer episodio, ‘Pose’ presenta a Blanca, Angel y Damon y destaca las diversas formas en que las personas de raza negra LGTB caminan entre la marginación y la injusticia. Las experiencias de Angel (Indya Moore), una trans negra en busca de empleo y amor hablan de los desafíos que enfrentan muchas mujeres trans negras. Si bien la situación de Angel es ficticia, los efectos combinados de múltiples identidades marginadas son demasiado reales.

'Pose' de Ryan Murphy, ¿una de las series del año?

Por otro lado, Blanca Rodríguez (Mj Rodriguez) es una mujer transgénero que descubre que es VIH positiva, pero que sueña con comenzar su propia casa.  Blanca termina salvando a Damon Richards (Ryan Jamaal Swain) un joven adolescente negro de 17 años de Allentown, Pensilvania que es expulsado por su padre homofóbo y su madre conservadora. Damon, un bailarín de ballet, termina deambulando en las calles de Nueva York bailando por cuatro centavos para sobrevivir.

La historia de Angel parece ser la más compleja. Ella es una atractiva mujer trans afroamericana que puede pasar por completo como “mujer”, pero todavía no puede conseguir un trabajo en una de las boutiques de Trump Tower. En cambio, termina ejerciendo la prostitución en la calle, que es donde conoce a Stan, un hombre de negocios con sede en Nueva Jersey, esposa e hijos, y con ganas de algo un poco más dulce que su esposa. En su primera “cita” ni siquiera tienen relaciones sexuales. Solo quiere acostarse en la habitación de un motel con ella, escuchar música y escuchar sus sueños y esperanzas. 'Pose' de Ryan Murphy, ¿una de las series del año?

 

Cambiando hacia el mundo “ball”, todos los héroes necesitan adversarios; en este caso, la Casa de Evangelista rivaliza con la Casa de la Abundancia, donde Blanca y Ángel solían ser miembros. Dirigido por Elektra (el fantástico Dominque Jackson), las diferencias entre las dos casas son instructivas. Blanca trabaja para mantener unida a su pequeña banda mediante el empoderamiento, con la esperanza de que algún día tendrán las oportunidades que nunca tuvo. Elektra, en comparación, menosprecia y avergüenza a sus “hijos” para alimentar sus propias inseguridades intensas.

Esto sería suficiente para cualquier show, pero Ryan Murphy, creador de esta serie y de otras como ‘American Horror Story’  o ‘Glee‘ tiene que incluir a algunos blancos (presumiblemente para hacer felices a los de arriba en FX). En un intento de atraer la actualidad, los hombres ricos de Nueva York trabajan en Trump Tower. (Trump, afortunadamente, en realidad no aparece en la pantalla. Murphy señaló acertadamente que hacerlo haría instantáneamente que la serie “tratara sobre Trump”).

Aún así, el único personaje blanco que importa es Stan (Evan Peters), un hombre que se enamora de Angel y eventualmente la convierte en su amante mantenida. James Van Der Beek interpreta al jefe de Stan, una especie de suplente de Trump.

En definitiva, ‘Pose’ es una de las series más interesantes del año pero,¿ es una de las mejores? ‘Transparent’ rompió la lanza y, a pesar de que Jeffrey Tambor, que daba vida a un personaje trans no lo fuera realmente, sí incluyó actrices trans en el reparto.

Los dos primeros episodios de ‘Pose’ son largos en extensión (80 y 70 minutos respectivamente) y esa duración extra se resiente. Sin embargo, para ser una serie con fuerte factor de “historias humanas”, apenas rasca en ellas ni siquiera en algo que quizá sea básico como por qué la gente va a los ballrooms o qué historia cargan detrás los protagonistas.

Siguiendo con el signficiado en español, aparenta demasiado postureo. ‘Pose’ es una serie que navega entre dos modos de contar una historia. Por un lado, acierta al ofrecer este vistazo al mundo del ballroom (aunque esto de las casas rivales empieza a desgastarse) pero, por otro, no logra que este mundo (y sus personajes) termine de fascinar. Ahí ya imagino que es poner en la balanza lo que más nos interese. A mí de momento, me ha convencido a medias.

Entonces, ¿’Pose’ será el próximo ‘Will & Grace’, ayudando a nuestra sociedad a avanzar hacia una mayor tolerancia? Murphy parece estar esperando eso. Además es una de las personalidades del mundo LGTBQ y buen conocedor de la historia que pretende contar, lo que otorga garantías de que ‘Pose’ refleje con profundidad las historias de superación y lucha del colectivo.

‘Pose’ de Ryan Murphy, ¿una de las series del año?
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.