Compartir

A lo largo de ocho capítulos se desarrolla un ‘thriller’ que día de got sigue sin resolverse y reflexiona sobre cómo y por qué el público dictó su propia sentencia

El 15 de marzo de 2019, Netflix estrenó la serie documental sobre el caso de Maddie McCann, una niña británica que desapareció en 2007 mientras estaba de vacaciones con su familia en Portugal.

‘La desparición de Madeleine McCann’ en Netflix no pretende aportar nuevas pruebas, sino más bien considerar la desaparición de Madeleine de una manera más global; o cómo la desaparición de un niño se convirtió en un objeto de fascinación teñido de noticias falsas y contenido viral, incluso antes de la llegada de las redes sociales. En la serie, como en la vida real, las respuestas a esta tragedia siguen pendientes.

El 3 de mayo de 2007, Maddie McCann, una niña británica de tres años, desapareció en Praia Da Luz (Portugal) donde estaba de vacaciones con su familia. Enseguida, su desaparición dio la vuelta al mundo y atrajo a hordas de periodistas. En primer lugar, porque involucraba a muchos padres y, sobre todo, porque es un misterio.

¿Cómo podría desaparecer una niña en un bloque de apartamentos lleno de gente y en el corazón de un destino vacacional de gran afluencia? Eso es lo que intriga a Chris Smith, el director de la película, que recientemente se ha hecho un nombre con el documental ‘Fyre: The best festival ever held‘, también emitido por Netflix.

En total 120 horas de entrevistas, 40 entrevistados, numerosos archivos detallados y reconstrucciones de esta historia, que dio lugar a una investigación internacional y a una cobertura mediática sin precedentes.

Los padres, Kate y Gerry McCann, no quisieron participar en este documental, que creen que podría interferir con la investigación judicial en curso. Sólo podemos escuchar sus voces, extraídas de las entrevistas. Por otra parte, los testigos informan de las movilizaciones inmediatas en Praia Da Luz tras la desaparición de la niña, pero también de la falta de respuesta de la policía local, que es menos conocida por el público en general.

Problemas de comunicación entre los servicios de la gendarmería, mala gestión de los casos de desaparición… el sistema judicial portugués fue cuestionado desde el primer episodio. Un problema que, en su momento, no se había resuelto.

Doce años después de su desaparición, Maddie McCann sigue desaparecida y la investigación parece estar paralizada. Sin embargo, a lo largo de los años se han explorado varias vías. Los padres de Madeleine han sido acusados varias veces y ya han sido objeto de múltiples investigaciones.

El documental también examina el perfil de Gonçalo Amaral, un hombre al que se enfrentó la familia McCann en la corte. Sin embargo, el caso sigue sin resolverse y, aunque el documental aborda muchas pistas, incluido el secuestro por una red de pedófilos de traficantes sexuales, no proporciona más pruebas y, por lo tanto, no hará avanzar la labor de los investigadores. Qué lástima.

¿Qué pasó realmente con Madeleine McCann? Netflix arroja luz a este caso
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.