Compartir

La cuarta temporada de la serie de Showtime, estrenada en Movistar + el pasado 17 de junio, introduce un cambio de registro estimulante, sin traicionar su espíritu

The Affair’ (que en España emite Movistar Series) estrena su cuarta temporada renovando su carácter y demostrando su madurez dramática. Desde el estreno de la serie en 2005, ha llovido mucho desde que conocimos a Noah y Allison. Cuando les vimos por primera vez, él –interpretado por Dominic West–, era un padre de familia de cuatro hijos casado con Helen –Maura Tierney–. Su vida no le disgustaba profundamente, pero durante unas vacaciones en Montauk la conocía a ella: Allison –Ruth Wilson–. Una mujer misteriosa que intentaba recomponer los pedazos de su vida, hecha añicos por una tragedia. Juntos iniciaban una aventura extramatrimonial que cambiaba sus vidas por completo.

En la primera temporada, éramos testigos de las versiones de Noah y Alison. En la segunda temporada, el abanico se amplió a cuatro versiones, incluyendo las de Helen y Cole, respectivas exparejas de los protagonistas. En la tercera temporada llegó quinto punto de vista. Ahora llega la cuarta temporada.

En esta última entrega cada personaje está involucrado en una nueva relación, lo que les obliga a cada uno a decidir si están listos y dispuestos a abandonar el pasado para siempre, esta cuarta temporada parece centrarse en nuevos comienzos, fines trágicos y la posibilidad siempre escurridiza del perdón.

Lo que ha convertido a ‘The Affair’ en una serie de cabecera de la programación de Showtime, cadena norteamericana encargada de su producción y emisión es el conocimiento tan profundo que tienen sus guionistas sobre la perspectiva. Desde el principio, cada episodio se ha dividido en dos partes, cada una desde la perspectiva masculina y femenina.

En lugar de profundizar en un territorio plagado de infidelidades y traciones, ‘The Affair’ sigue centrándose en cómo nosotros, como individuos, interpretamos situaciones concretas de la vida. Lo que para una persona podría ser coqueteo, para otra es ser amable con alguien. Lo mismo puede decirse sobre las consecuencias de pasar por un situación que cambia la vida, por ejemplo un divorcio. Cada persona puede interpretarse a sí misma como la víctima, especialmente cuando los niños están involucrados. Parece que en la nueva temporada de ‘The Affair’ se centra en descubrir si las personas pueden cambiar o están condenadas a repetir los fallos del pasado.

Para mi una de las mayores debilidades de ‘The Affair’ es su obsesión con Noah, cuando en realidad es el personaje menos interesante del reparto principal. Claramente, Noah no irá a ninguna parte y él es absolutamente el foco de este estreno, pero es agradable ver que los focos se comparten un poco más. Este episodio es tanto sobre el dolor de Helen como de Noah y espero que esta perspectiva compartida continúe a medida que transcurre la temporada.

Noah, Helen, Cole y Alison reescriben sus historias en la cuarta temporada de ‘The Affair’

En el primer episodio, nos centramos en Noah (Dominic West), su ex esposa Helen (Maura Tierney) y su novio Vic (Omar Metwally). Helen se ha mudado a Los Ángeles con Vic y los niños para disfrutar de un nuevo comienzo. Vic ha ascendido y es uno de los cirujanos más respetados en el hospital donde trabaja. Por su parte, Helen está tratando de adaptarse a este nuevo estilo de vida y olvidarse del pasado. Sin embargo, a veces el pasado se niega a desaparecer. Noah también se ha mudado a Los Ángeles y está trabajando en una escuela privada para poder estar más cerca de sus hijos. ¿Podrán estos tres coexistir pacíficamente en esta nueva fase?

La capacidad de construir una narrativa que sea a la vez realista y convincente es una de las principales razones de la longevidad de ‘The Affair’. En lugar de dirigir la serie hacia momentos irracionales, ‘The Affair’ indaga en las emociones asociadas con los cambios significativos en la vida de estos personajes. La interacción de Noah con Helen (vista desde ambas perspectivas) en el parking del insituto después de la jornada de puertas abiertas de su hijo fue un momento maravillosamente elaborado y lleno de elementos de autenticidad.

Lo mismo podría decirse sobre lo que sucedió en el restaurante mexicano. Sí, cualquier serie tiene que tener una buena cantidad de momentos de tensión, pero ‘The Affair’ no ha olvidado que estos momentos tienen orígenes emocionales (ya sea lujuria, dolor o incluso sufrimiento).

Una de las actuaciones que me han llamado la atención durante este primero capítulo fue la de Helen. Hizo un amplio uso de sus expresiones faciales e incluso una mirada ocasional para transmitir una sensación de inestabilidad que la atormenta. A veces, Helen también imagina terremotos (que no están ocurriendo). Helen, en muchos sentidos, tiene trastorno de estrés postraumático debido a lo sucedido en los últimos años. De hecho, enfatiza el estrés que estos momentos tienen y su persistente impacto en el presente.

En general, ‘The Affair’ tuvo un gran comienzo y nos dejó con un poco de “cliffhanger“. No solo tengo ganas de ver hacia dónde se dirige en esta temporada, sino que también quiero saber ya mismo dónde están Cole (Joshua Jackson) y Alison (Ruth Wilson) después de lo que sucedió la temporada pasada.

‘The Affair’ (Movistar Plus) continúa su historia en su cuarta temporada
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.