Compartir
True Detective HBO España Mahershala Ali y Carmen Ejogo


Mahershala Ali es el gran protagonista de la tercera temporada de ‘True Detective’

El tiempo no es un círculo interminable en la tercera temporada de ‘True Detective’, sino un rompecabezas de recuerdos para reconstruir el pasado.

En el guión de esta nueva entrega, el creador Nic Pizzolatto nos lleva a los Ozarks y más precisamente, a la región noroeste de Arkansas para seguir a un dúo de policías y una investigación que abarca tres períodos de tiempo, y ocho episodios.

Wayne Hays (Mahershala Ali) es un detective de la Policía Estatal en Arkansas que, en 1980, junto con su compañero Roland West (Stephen Dorff), fue asignado para investigar la desaparición de dos niños. En 1990, el caso Purcell fue reabierto con nueva información y en 2015, Hays, un hombre con périda de la memoria recuerda todo su pasado para un documental.

¿Qué pasó exactamente con los dos niños Purcell? Esta pregunta no obsesiona en el sentido estricto a la tercera temporada de ‘True Detective’, que está más centrada por el impacto que tuvo la investigación en su detective principal, Wayne Hays, que en estos dos pobres niños. Por lo tanto, el subtítulo de esta temporada podría ser “La vida de Mahershala Ali”.

El actor ganador del Oscar representa a un hombre ligeramente obsesivo que se deja consumir por este asunto en detrimento de los que lo rodean, desde su compañero Roland hasta su esposa Amelia. ¿Por qué ésta cuestión más que ninguna otra? Esta pregunta no tiene respuesta, porque Pizzolatto simplemente nos dice cómo la determinación de una persona de buscar explicaciones puede finalmente absorberlas hasta el punto de definir toda su existencia.

Hays es un detective negro competente que trabaja en un país donde el racismo y la pobreza coexisten estrechamente y afectan a la gente. Se opta por no dejar que estas dos cuestiones definan la narrativa, que existe a través de la situación de los personajes entrevistados y de los diálogos que exponen una realidad social mucho mejor que cualquier discurso enfurecido. El resultado es una compleja representación socioeconómica que no deja indiferente a nadie.

Esta tercera temporada de ‘True Detective’ se centra en reconstruir el pasado para entender el presente y cómo cada decisión nos lleva a otra para definir mejor a la persona en la que nos convertimos. Hays se presenta como un excelente rastreador que, a medida que envejece, ya no puede encontrar el camino de vuelta por sí solo. Sin embargo, esto no se desarrolla como una búsqueda del tesoro, porque los saltos en el tiempo son sólo un dispositivo narrativo. La historia es realmente lineal, aunque Pizzolato utiliza el proceso para retener la información.

True Detective HBO España Mahershala Ali y Carmen Ejogo

El guionista controla demasiado de cerca el curso de los acontecimientos, hasta el punto de eliminar toda espontaneidad y sorpresa. Tan pronto como se llega a una explicación o revelación sobre el caso Purcell, ya se han sacado las conclusiones necesarias, porque se nos ha dado tiempo suficiente para hacerlo. Con la excepción de la distracción que fue la referencia a la primera temporada, los verdaderos cambios de rumbo están más o menos ausentes en esta temporada de ‘True Detective’ que lucha por dar interés a su investigación.

Todo está tan enfocado en Wayne Hays que te sientes como si te estuvieras perdiendo todo lo demás. Por muy brillante que sea Mahershala Ali, es Stephen Dorff quien sorprende -en el mejor sentido de la palabra- en el lugar de Roland, un detective sorprendentemente entrañable que paga el precio de la obsesión de su colega. Ofrece una actuación sutil que aprovecha hábilmente las fortalezas y debilidades del hombre por el que es fácil desarrollar simpatía y simplemente apegarse a él. Más fácil que con Hays, un hombre rígido que claramente debe su salvación a su amor por su esposa, Amelia (Carmen Ejogo). La relación de pareja está entrelazada en este caso, pero el punto de vista de Wayne siempre prevalece.

Al final, esta tercera temporada de ‘True Detective’ despliega una historia muy simplista escondida detrás de algunos trucos narrativos. La historia de un detective (retirado) que sufre de pérdida de memoria y que intenta reconstruir el rompecabezas de su vida. Es una pena que ni el hombre ni la investigación tuvieran la complejidad necesaria para alimentar ocho episodios de un extremo al otro. La temporada tiene sus momentos brillantes, pero es una chispa muy ocasional en una historia que está lejos de ser impresionante.

‘True Detective’ regresa a su esencia pero aún así se queda corta en su tercera temporada
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.