Compartir

Fascinante historia de la secta que predicó el amor libre desde una flota de Rolls Royce

'Wild Wild Country', el loco documental sobre la vida de Bhagwan Shree Rajneesh‘Wild Wild Country’ es un documental sobre brechas generacionales, animosidad religiosa y odio hacia aquellos que no te entienden. Pero lo que hace que ‘Wild Wild Country’ destaque sobre otros títulos del género son los detalles extraños y difíciles de creer que conforman esta historia que supera la realidad: los 99 Rolls Royces, los ataques biológicos, las orgías salvajes, la meditación violenta, el reloj del millón de dólares y el protagonista central, que ni siquiera habló durante tres años de su compulsa vida, Bhagwan Shree Rajneesh.

Lo cual hace que la narración de ‘Wild Wild Country’ sea caótica y sobrecargada. La culpa no es un problema de los realizadores, Chapman y Maclain Way, que hacen un buen trabajo traduciendo una peculiar suceso de la historia de Estados Unidos en una historia convincente y casi sensible. En pocas palabras, ‘Wild Wild Country’ sigue el movimiento Rajneesh y la ciudad utópica de 10.000 habitantes que intentaron establecer a principios de la década de 1980 en la zona rural de Oregón.

Hombres y mujeres que se quedaron compuestos y sin comuna, a miles de kilómetros de sus casas, pero no dudaron en seguir a su líder

Después de huir de la India, a lo que ellos califacaron de persecución, los seguidores del gurú indio Rajneesh compraron un vasto rancho a las afueras de la ciudad de Antelope, que tenía una población de unas pocas docenas de jubilados. Desde el primer momento, surgieron tensiones entre la gente de Antelope y los jóvenes Rajneeshees que se mudaron a la zona.

Los recién llegados no solo tenían espíritu libre –los sonidos de sus orgías podían escucharse por toda la ciudad y todo el grupo llevaba nada más que un espeluznante vestimaenta uniformada en tonos granates-, pero estaban decididos. Tanto es así que cuando su rancho comenzó a incumplir las leyes locales, presentaron sus propios candidatos para el consejo municipal y ganaron casi todos los escaños y la alcaldía.

En el corazón de todo este caos está Ma Anand Sheela, la secretaria personal de Rajneesh que, durante el prolongado silencio de Rajneesh, fue la líder de facto de lo que se conoció como Rajneeshpuram (no solo tomaron el control de Antelope, sino que cambiaron el nombre de toda la ciudad).

Y las decisiones que tomó y las medidas que tomó el gobierno para detenerla, fueron realmente más extrañas que la ficción que se retrata en ‘Wild Wild Country’. Cuando los Rajneeshees trastornaron e inquietaron la ciudad, el condado y todo el estado de Oregón se dieron cuenta y comenzaron a surgir más y más problemas. Para mantenerse a flote, el grupo presentó una batalla legal impresionante, envenenó a varios cientos de personas con salmonella, drogó a varios miles de personas sin hogar, planeó asesinatos y finalmente se convirtió en un seudoestado militarizado que estuvo tambaleándose durante años al borde de un violento enfrentamiento con el FBI.

'Wild Wild Country', el loco documental sobre la vida de Bhagwan Shree Rajneesh

En medio de este caos hay una historia impactante de persecución religiosa, racismo, apropiación y la corta distancia que todos vivimos del odio y la violencia. Lo que quiere decir que lo que hace que ‘Wild Wild Country’ sea tan convincente es que todos los involucrados están actuando en su peor momento. Los residentes de Antelope se apresuran a convertirse en intolerantes descarados mientras veian cómo su ciudad era invadida. Los Rajneeshees gritaban la palabra persecución en cada ligera acción (además de las acciones mencionadas anteriormente). Y los funcionarios electos, en un estado casi vengativo, doblaron las leyes para defenderse del grupo. Y cada terrible acto provoca una reacción igualmente espantosa hasta que, finalmente, los Rajneeshees se hiceron con rifles de asalto y ciudades envenenadas.

Y es exactamente este tipo de drama el que “Wild Wild Country” está interesado en presentar. Contada desde las perspectivas de las personas involucradas en casi todos los lados (y hay muchos, muchos lados), la serie es una hazaña impresionante del periodismo documental. Cada rincón de la narración se explora en detalle . Pero lo que la serie no hace es intentar dar sentido a todo el lío que se desarrolla, ni intenta realmente encontrar una realidad moral, al menos hasta el final en la forma de un Rajneeshee en particular.

'Wild Wild Country', el loco documental sobre la vida de Bhagwan Shree Rajneesh

‘Wild Wild Country’ no quiere examinar la cultura que llevó a tantos hombres y mujeres jóvenes a acudir en masa a Rajneesh, la serie ni siquiera llegará a examinar realmente la naturaleza de culto del movimiento. No quiere atacar el fanatismo de la gente de Antelope o incluso investigar cómo era Rajneesh, el hombre en el centro de toda la polémica y que hizo que miles de personas le atrajeran. ‘Wild Wild Country’ propone una historia que enfrenta a la sociedad americana con sus propias contradicciones, a las religiones (Osho intenta acabar con la suya) con sus contradicciones y en el fond a cualquier persona que siente y sufre con algunas de sus contradicciones.

La forzosa salida de Bhagwan de Estados Unidos le llevó a buscar refugio a lo largo y ancho del planeta. Sus enseñanzas sobrevivieron a su muerte, aunque de una forma más minoritaria que en los místicos años 80.

“Wild Wild Country” está disponible para todos los suscriptores de Netflix desde el 16 de marzo.

‘Wild Wild Country’, el loco documental sobre la vida de Bhagwan Shree Rajneesh
¡Vota!
Compartir
Dilia Parkinson es periodista y aficionada a las series desde no sabe cuándo. Algo que hace que a veces mida el tiempo por temporadas completas.